CAMINA POR FE (NEVILLE GODDARD 6 DE NOVIEMBRE DE 1967)

0
410

Hola a todos, voy a interpretar una parte de una de las tantas maravillosas conferencias de

Neville Goddard que lleva por nombre “Camina por Fe”.

Examinemos este pensamiento. En su 2da carta a los Corintios, Pablo dice: “Caminamos por fe

y no por vista.” Cuando caminamos por vista, conocemos nuestro camino por los objetos que el

ojo ve. Pero Pablo nos dice que ordenemos nuestra vida por los objetos vistos sólo en la

imaginación. En otras palabras, cuando sabes a donde quieres ir y lo que quieres ser, se te dice

que no reordenes tu estructura física, sino que camines por fe, viendo sólo la estructura

reordenada de tu mente. Y si permaneces fiel a ese estado de consciencia, lo que es visto sólo

en tu imaginación se objetivará en tu mundo. (En este párrafo nos dice bien claro que no

debemos tener en cuenta nada de lo que nuestro mundo 3d nos muestra, esa realidad que

ven nuestros ojos (…no por vista…) no es la real, no debemos creer que esa realidad es la

correcta porque es la que nos muestra nuestra vista, debemos tener fe en que todo lo que

está en nuestra imaginación es lo que se verá materializado en nuestro mundo. Debemos

hacer caso omiso a lo que se nos muestra, cerrar la puerta de los sentidos y lo que veamos en

nuestra imaginación será lo que se materialice en tu mundo).

Pablo añade ahora otra observación, diciendo: “Esta cosa hago. Olvidando lo que está detrás,

me esfuerzo hacia lo que está delante.” La meta de Pablo era el supremo llamamiento de Dios

en Cristo Jesús, pero tú no necesitas tener tal meta. Tu deseo podría ser un negocio exitoso.

Ahora bien, todo empieza en la imaginación, pues el hombre es todo imaginación y Dios es el

hombre. Dios y el hombre difieren sólo en el grado de intensidad de imaginación. Ahora con baja

intensidad, el hombre camina por vista o por fe en su imaginación humana. Caminar por vista

es más fácil, porque los edificios raramente se mueven. Pero cuando caminas por fe, los objetos

en el ojo de tu mente deben permanecer tan estables como los del ojo físico. (Vuelve a recalcar

en este párrafo que la imaginación crea nuestra realidad y asemeja el hombre a Dios, todos

somos dioses en nuestro mundo. Si hay algo que lo diferencia es precisamente que el hombre

se centra en lo que sus sentidos le muestran y eso piensa que es su realidad, sin embargo, si

elige el tener fe en lo que su imaginación le muestra, ahí se convierte en el Dios de su mundo.

Hace hincapié en que debes mantenerte firme en lo que ves con tu imaginación, creer

firmemente que eso que ves es tan real como lo que tus ojos físicos te muestran).

Te he dicho cómo mi hermano caminó por fe en vez de por vista, y creó un negocio fabuloso en

las islas. La vista le decía que él no tenía un centavo a su nombre. Pero en la fe él comenzó a

alterar su vida mediante eso que sólo su imaginación podía ver. Tu vista registra lo que está

delante de ti ahora mismo. Si no te gusta, tienes un “YO” dentro que es Cristo en ti. Él es el poder

de la imaginación que, a través de la fe, puede cambiar tu vida. (Nos sigue hablando de cómo

debemos evitar centrarnos en lo que nuestros ojos físicos nos muestran, en ese aparente 3d

con su realidad inalterable, habla de la experiencia de su hermano y de cómo creó su negocio

aún no teniendo dinero, tal como le demostraba su vista pero que él alteró al creer

únicamente en lo que su imaginación le mostraba. Siempre tienes la opción de elegir entre lo

que ven tus ojos o en creer en tu yosoidad y sólo así, podrás cambiar tu vida y tu realidad a

como quieres que se muestre verdaderamente en tu mundo).

Como el poder operante de tu imaginación, tú puedes decir a dónde vas y qué estás haciendo al

observar tus pensamientos. Si ciertos acontecimientos de tu pasado son desagradables y tú los

recuerdas, estás ordenando su experimentación. Pero si le vuelves la espalda al pasado

olvidando lo que está detrás y te extiendes hacia delante a lo que está por venir, tú ordenarás

tus conversaciones [internas] rectamente y te convertirás en lo que contemplas. Esta verdad

nunca será refutada, pero tú eres su poder operante y debes vivir según ella. No necesitas nada

en el exterior, sino que puedes empezar justo donde estás; pero tienes que caminar en la

dirección que dispongas en tu imaginación. (Si recuerdas cosas no agradables de tu pasado, en

realidad lo que estás haciendo es decirle a tu mente, imprime más de lo mismo una y otra vez

y eso es lo que te mostrará hasta que lo pares. Pero si no haces esto, te centras en tu presente

consciente que es el único momento creador que tenemos, podremos crear nuestro futuro y

convertirnos en lo que verdaderamente queremos ser. Debemos mantenernos firmes en esta

creencia, en nuestra fe sin volver la vista atrás en ningún momento).

Hazte esta simple pregunta: ¿Cómo sería si fuera cierto que yo soy ahora la persona que quiero

ser? Entonces alcanza su sentimiento, su sensación espiritual. ¿Qué es eso? Te lo mostraré de

una manera muy simple. Siente un trozo de vidrio, ahora siente una pelota de béisbol. ¿Se siente

la pelota de béisbol igual que el vidrio? ¿Puedes sentir una pelota de tenis? ¿Se siente igual que

una pelota de béisbol o un trozo de vidrio? ¿Puedes sentir un trozo de tela, una violeta, un

piano? ¿Se sienten todos ellos igual? Por supuesto que no. Esa es la sensación espiritual – una

manera vívida de ver, oír, oler, saborear y sentir la realidad. (Es sencillo, ¿cómo te sentirías si

ya fueras lo que quieres ser?, entra en esa sensación y mantente ahí, firme, con certeza y

convicción, sintiendo verdaderamente que ya eres lo que deseas y así será).