Tú puedes ser Hielo.

1
3103

Siempre les digo y repito que todas las cosas son posibles para el que cree. Esto te puede parecer muy fácil de decir, pero muy difícil de aplicar, sobre todo cuando estás inmerso/a en las circunstancias que te rodean; en esa realidad que tú has creado y que se te manifiesta desde el pasado en tu mundo material, mientras la experimentas desde tu presente consciente. Y quieres salir pero no puedes, o al menos eso dices tú, pues estás sumergido/a en ese hechizo que un día te realizaste o permitiste que otro aplicara en tu mundo. ¡De eso nada, monada!

Te sigues creyendo que la porquería en la que estás ahora forma parte de ti, pero no sólo eso, sino que lo sigues aceptando como real, actuando como un/a ignorante supremo/a al no terminar de creerte y entender, que tan sólo estás preparando tu varita mágica para continuar reforzando el hechizo que un día aceptaste en tu mundo, ignorando o queriendo ignorar (porque no terminas de creértelo) que nadie te va a salvar y que sólo tú eres el/la responsable de todas y cada una de las circunstancias y desenlaces que estás experimentando en este momento presente, mientras vives en el pasado. Seguirás hechizado/a hasta que seas consciente del hechizo, pues cuando tomas consciencia y acción, todo hechizo no permitido por ti, se rompe y se desvanece. Tomar acción, ¿qué es tomar acción?. Una decisión ya es una acción, decide salir de ahí de verdad.

Se habrán cansado de leer historias «increíbles», maravillosas, motivadoras y alucinantes de miles de personas que sufrieron «la gota gorda» en su vida; de como no tenían nada o lo perdieron todo; de otros que fueron maltratados, accidentados, golpeados, humillados, ignorados, y un sinfín de calamidades más; y de como consiguieron remontar su situación y ahora son personas exitosas, millonarias, inspiradoras, mentores/as… un ejemplo digno de perdurar en la historia de la humanidad.

Lo que ustedes no se han dado cuenta es de que esos «casos alucinantes» que le han sucedido a unos pocos ahora ilustres y ejemplares personajes, están al alcance de cualquiera. Sí, y no empieces a completar información con tus conclusiones, buscando la lógica a mis palabras y relacionando lo que digo con que hay que pasarlo mal y vivir un infierno para poder saborear las mieles de la abundancia, éxito, reconocimiento y plenitud, porque no es así. Tú ya estás en el infierno.

Sí, no me equivoqué. ¡Tú ya estás en el infierno! ¡en el tuyo!, pues la gran mayoría de los que estamos aquí aprendiendo, poniendo a prueba la ley y transformándonos, ha sido porque permitimos un infierno (el nuestro) y el dolor nos llevó a buscar respuestas, a no querer seguir sobreviviendo sino a querer aprender a vivir. Habiendo entendido que la felicidad es una ilusión, pues nunca la encontraremos fuera si no nos permitimos ser felices tan sólo por ocupar un cuerpo en este mundo mortal… Y cuanto nos costo entenderlo, y cuanto nos dolió o nos duele un poco todavía, pero que bendición haber pasado por todo eso, pues si no es de esa manera jamás habríamos podido movernos de ahí, pues hubiésemos estado demasiado acomodados entre la chatarra y la basura mental que nos venden y compramos de los demás.

A veces hay que perder mucho (lo que sea que para ti es tu seguridad) para poder catapultarte hacia tus objetivos. Pues la pérdida deja el vacío, y ese vacío te deja tan agotado/a emocionalmente, que ese encefalograma plano emocional, sólo te deja una opción: la oportunidad. La oportunidad de no tener miedo a perder o a sufrir, pues ya estás en el infierno.

La única razón por lo que esas personalidades llegaron tan alto, fue porque perdieron el miedo al sufrimiento, a la pérdida, a la soledad y al dolor.

Lo curioso, es que nadie necesita llegar a ese punto tan lúgubre de aprendizaje para impulsarse y catapultarse hacia sus sueños, tan sólo querer de verdad, tomar una decisión y darle la espalda al miedo.

Como muchos querrán pruebas para creer, aquí les dejo el caso de un hombre que después de haber sufrido un hecho muy traumático tras la muerte de su mujer, su capacidad de «sobrevivir» al dolor y encontrar respuestas, le llevó a desarrollar «super poderes».

Wim Hof ha realizado algunas de las mayores hazañas para las que la ciencia no encuentra explicación, como su extraño entrenamiento físico que cualquiera puede llevar a cabo si tiene ganas.

Le llaman el Hombre de Hielo, y aunque el apodo pueda recordarnos al de un superhéroe de Marvel, no hay mejor nombre para este holandés cuyas proezas físicas y mentales han hecho que los científicos se tiren de los pelos para intentar explicar lo que finalmente han definido como una “anomalía”. Sin embargo,  él no se cansa de repetir que cualquier persona puede hacerlo, con un duro entrenamiento, desde luego. Porque Wim Hof es capaz de controlar su sistema inmune a voluntad, y también el cardiovascular, el sistema hormonal, el muscular y el nervioso. “¿Cómo?”–se preguntarán. Y nosotros les respondemos citando a este Hombre de Hielo cuando dice: “Respira, es gratis”. Ya que las técnicas de respiración, junto a la concentración y las inmersiones frecuentes en agua helada son la base de este particular método que le ha llevado, entre otras cosas, a batir un Récord Guiness al permanecer dos horas enterrado en el hielo sin que su temperatura corporal varíe ni un ápice.

Le inyectaron una bacteria que habría provocado fiebre a cualquiera y él segregó de manera consciente la adrenalina suficiente para que no le afectase

Y aun ha realizado mayores hazañas, y algunas de ellas más heladas si cabe: corrió un maratón por el desierto sin beber una gota de agua, ascendió al Everest sin zapatos y en pantalones cortos y se ha sumergido en las profundidades marinas más heladas del mundo, todo para demostrar que ejerce un control total de su cuerpo y su mente. Un poder tan extraordinario que los médicos no han podido menos que apartar por un momento la vista del microscopio para analizarlo detenidamente. Así fue como convirtió su cuerpo en un laboratorio humano.
El método que enseña Wim Hof podría convertirte en un superhombre a ti también. Estos son los pasos a seguir si quieres que tus músculos parezcan bloques de hielo.

La meditación enseña consciencia corporal y claridad mental. De acuerdo a el Hombre de Hielo, el componente mental de su método es esencial para el éxito.
De hecho, entre las muchas teorías nacidas para dar respuesta a este fenómeno inexplicable, una de ellas compara las técnicas de meditación de Hof con los tummo tibetanos, que consiguen interrumpir la actividad mental e inducir al metabolismo a generar calor. También se ha dicho que gracias a someter su cuerpo a temperaturas muy frías ha creado una capa de tejido adiposo tan abundante que es capaz de resistir las bajas temperaturas, igual que le ocurre a las personas que viven o trabajan a la intemperie. No obstante, son solo especulaciones, y tal vez no todas sean ciertas.

Un sistema “autoinmune”

En 2011 Wim Hof participó en un experimento que pretendía desafiar el conocimiento de nuestros sistema nervioso. Le inyectaron una endotoxina bacteriana que provocaría altas fiebres, escalofríos y dolores de cabeza a cualquier persona corriente. Sin embargo, a él lo dejó frío, al haber segregado de manera consciente la cantidad de adrenalina necesaria para dominar su sistema inmune a voluntad. Algo que los científicos creen sumamente difícil, de la misma forma que lo sería acelerar nuestro pulso intencionadamente, porque el sistema nervioso libera adrenalina de forma autónoma.

Para demostrar que no se trataba de ninguna “anomalía” particular, se sometió a 12 personas que habían aprendido el método de Wim Hof al mismo experimento y se obtuvieron similares resultados. De esta forma, el super holandés probó que cualquiera podía ser un Hombre o una Mujer de Hielo. Bueno, lo que se dice cualquiera…

Una historia de superación personal

La tristeza es el motor más profundo. Sucedió en 1995, su mujer se suicidó fruto de una psicosis y Wim se quedó a cargo de cuatro hijos pequeños. Devastado por haber perdido al gran amor de su vida de una forma tan incomprensible decidió dedicar el resto de su existencia a demostrar el poder de la voluntad humana. Aunque no fue nada fácil.

Tal y como cuenta, en su primera inmersión sintió como si un millón de agujas se clavasen en su piel. “A los 35 metros perdí la vista porque se me congeló la retina. No podía ver nada ni respirar y entonces pasé a un estado de consciencia más profundo”. Porque para este holandés, que vive en una casa flotante en un canal de Ámsterdam y recibe allí a cuantos quieran aprender su método, el frío es “inclemente pero justo”.

Su filosofía de vida puede resumirse de la siguiente forma: “Si te mentalizas, serás capaz de lidiar con los elementos”. Porque el Hombre de Hielo no teme a la muerte, su mayor miedo es, como bien afirma, no vivir plenamente. “Cuando me expongo a lo extremo, abrazo a la vida”.

¿Qué te parece?

Tú no necesitas perder nada para reaccionar y accionar a tenerlo todo. Dime que no se puede, y te seguiré mostrando que te equivocas.

Fuentes:

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-11-10/la-gran-historia-de-iceman-el-hombre-que-nos-ensena-a-ser-duros-como-el-hielo_1086308/

https://www.lavanguardia.com/vida/20180303/441189736533/cerebro-the-iceman-wim-hof-frio-extremo-resistencia.html